La Finca Casa Blanca está ubicada en el llamado Valle de los Alhorines (del árabe alfoli= granero) zona de un gran valor agrícola por sus tierras y clima para el cultivo.

Desde la Reconquista con Jaime I el Conquistador, se han disputado este territorio las ciudades de Caudete, Villena y Ontinyent.

En 1245, tras la Reconquista, el valle pasa a Caudete y en 1833 entra a formar parte del término municipal de Villena hasta nuestros días. Aunque la localidad más cercana a los viñedos es Fontanars dels Alforins, con menos de mil habitantes, característica que da lugar a una gran paz y tranquilidad al enclave.

Desde finales del siglo XIX, la Finca Casa Blanca ha estado plantada de cereales y viñas. En el año 1968 se acometió una reforma y se plantó de frutales (manzanos, perales y almendros).



En el año 1986 se empezó el estudio del terreno con catas del mismo para una transformación agrícola con el fin de plantar viñas con las mejores variedades del mercado. Así se trajeron los mejores pies francos con los mejores y más adecuados clones y se realizó una plantación en espaldera y con riego por goteo, con el fin de poder tener una regularidad y cosechas excelentes en cuanto a calidad.

Así disponemos de extraordinarios vinos merlot, especiales cabernet sauvignon, expresivos syrah y otros como el blanco verdejo y el rosado que, con sus maridajes, dan ese signo y bouquet que caracteriza nuestros vinos.

La Finca Casa Blanca por su situación (sureste), su altitud (600-650 metros sobre el nivel del mar) y su proximidad al Mediterráneo, reúne unas condiciones excepcionales para el cultivo de la viña, lo que hace que elaboremos unos caldos espectaculares, con esa personalidad diferente y especial que los caracteriza.

Es importante destacar que la Finca Casa Blanca está situada en el meridiano de Greenwich, al igual que Burdeos, y en la misma altitud que la Rioja Alta.

Nuestra Finca está adscrita a la Agricultura Integrada de Origen Controlado.